miércoles, 30 de marzo de 2011

No - Dualidad


No existe ningún propósito o valor en estudiar este tema para una mera estimulación intelectual. Esto sería una completa perdida de tiempo. El conocimiento contenido en las enseñanzas de Maitreya es increíblemente profundo pero solo vale la pena si es seguido con la motivación apropiada. A menos que nos impliquemos en este estudio con el propósito de erradicar nuestros problemas psicológicos, haríamos probablemente mejor en fabricar coca-cola; al menos luego podríamos saciar nuestra sed.

Probablemente todos hemos escuchado cantidad de habladurías sobre la meditación mahamudra. ‘Maha’ significa gran y ‘mudra’ significa sello. Si tengo un sello del gobierno nadie me obstaculiza el paso o me acosa. Cuando tengo un sello oficial del gobierno en mi pasaporte soy libre de ir a donde quiera que yo escoja. El sello del mahamudra es similar, pero aquí estamos hablando de un estado de mente que esta mas allá de nuestra ordinaria visión dualista de la existencia. Este es el gran sello que nos hace libres de la prisión del samsara. El mismo mahamudra es no-dualidad. Es la absoluta y verdadera naturaleza de todos los fenómenos universales, sean ellos internos o externos.

¿Qué significa el termino ‘no-dualidad’?. Todos los fenómenos existentes, considerados buenos o malos, están por naturaleza mas allá de la dualidad, mas allá de nuestras falsas discriminaciones. Nada de lo que existe esta fuera de la no-dualidad. En otras palabras, cada energía existente nace dentro de la no-dualidad, funciona dentro de la no-dualidad, y finalmente desaparece dentro de la naturaleza de la no-dualidad. Nosotros hemos nacido en esta tierra, vivimos nuestras vidas y morimos, todo dentro del espacio de la no-dualidad. Esta es la verdad sencilla y natural, no alguna filosofía creada por Buda Maitreya. Estamos hablando sobre los hechos objetivos y la naturaleza fundamental de la realidad, ni más ni menos.

Si vamos a lograr la realización del mahamudra es esencial desarrollar la habilidad en el arte de la meditación. Pero para meditar apropiadamente primero debemos escuchar cuidadosamente una exposición sin faltas del tema que nos ocupa. Esto nos dará una comprensión exacta y precisa del objetivo de la meditación. Si tenemos una intención clara de poner tales explicaciones en práctica, en la meditación, entonces escuchar meramente las enseñanzas se convierte en una experiencia poderosa en lugar de algún tipo de superficial ‘flipe’ intelectual.

Comprender que la mente dualista, perdida en la falsa discriminación, es la fuente del sufrimiento sin principio ni final para uno mismo y los demás, es poseer una penetración verdaderamente valiosa que cambiará profundamente la cualidad de nuestras vidas diarias.

La mente dual es, por naturaleza, contradictoria. Ella monta un diálogo interno que siempre ha perturbado nuestra paz. Siempre estamos pensando, ‘Quizás esto, quizás lo otro, quizás alguna otra cosa’ – etc. El pensamiento dualista perpetua un conflicto dentro de nuestra mente. Él nos causa el estar agitados y profundamente confusos. Cuando sabemos que esta confusión es el resultado de una mente condicionada por la visión dualista de la realidad, podemos hacer algo al respecto. Hasta entonces será imposible para nosotros aceptar el problema, porque no hemos identificado correctamente su verdadera causa. No es bastante tratar meramente los síntomas. Esta claro que debemos erradicar completamente la fuente de los problemas si vamos a devenir completamente libres de problemas.

Al tiempo que nuestra comprensión y conocimiento del mahamudra se hace profundo llegaremos a realizar que la manera en que las cosas se nos aparecen es simplemente una proyección de nuestra mente. Por ejemplo, no es una cuestión de si Madison, Wisconsin existe o no, sino de si la manera en la que percibimos Madison existe en realidad o no. Debería estar claro que esto no es lo mismo que la afirmación nihilista de que nada existe. Estamos buscando simplemente la correcta visión de la realidad.

Para clarificar mas este punto podemos investigar las fantasías que proyectamos sobre nuestros amigos y la gente con la que vivimos o nos encontramos cada día. Nuestra mente dualista sobrepone una mascara atractiva o repelente sobre la imagen presentada de aquel con el que nos encontremos, con el resultado de que surgen las reacciones de deseo o de aversión las cuales colorean nuestras actitudes y nuestro comportamiento hacia esa persona. Empezamos a discriminar: ‘Él es bueno’ o ‘Ella es mala’. Tales rígidas actitudes preconcebidas hacen imposible el comunicarse apropiadamente incluso con nuestros amigos íntimos, mucho menos con la profunda sabiduría de un ser iluminado, o Buda.

Si investigamos persistentemente los trabajos internos de la mente, a la larga seremos capaces de romper a través de nuestro habitual super concretizado modo de percibir el universo y dejar algún espacio y luz dentro de nuestra consciencia. Con el tiempo obtendremos una penetración en lo que es realmente la no-dualidad. En ese momento deberemos meditar simplemente sin pensamiento intelectual o discursivo. Con una fuerte determinación deberemos dejar a la mente meditar meramente concentrada en un solo punto sobre la visión de la no-dualidad, mas allá de sujeto/objeto, bueno/malo, etc. La visión de la no-dualidad puede ser tan vívida y poderosa que sentimos que casi podemos alcanzarla y tocarla. Es muy importante mezclar simplemente la mente con esta nueva experiencia de alegría y luminosidad sin buscarlo a través del análisis. Debemos realizar directamente que la no-dualidad es la verdad universal de la realidad.

Dirigiendo nuestra mente a lo largo del camino del Dharma es mejor no esperar demasiado, demasiado pronto. El camino es un proceso gradual a ser negociado paso a paso. Antes de que uno pueda seguir practicas que llevan a un rápido y profundo resultado existen practicas preparatorias que deben hacerse. Lama Tsong-ka-pa, por ejemplo, se esforzó muy duramente para realizar shunyata, o vacuidad, pero no tuvo éxito, a pesar de ser un renombrado maestro con muchos discípulos. Finalmente Manjushri, la encarnación de la perfecta sabiduría, le reveló que debía hacer un retiro con el fin de purificar completamente su continuo mental de todas las ilusiones burdas y sutiles, así como también sus huellas. Tsong-ka-pa se retiró a una cueva, donde hizo tres millones y medio de postraciones así como también numerosos ofrecimientos de mandala y otras practicas purificadoras preliminares. Cuando su continuo mental estuvo purificado, su comprensión de la vacuidad empezó a hacerse mas profunda. Esta transformación continuó hasta que finalmente logro el pleno despertar.

Es útil si entendemos que la realización de la no-dualidad tiene muchos niveles o grados. Desde el punto de vista filosófico existen dos escuelas del pensamiento budista mahayana: la escuela Chittamatrin o Solo Mente y la escuela Madhyamika o Camino Medio con su subdivisión Prasangika o Consecuencialista. Ambas escuelas están de acuerdo en que la visión dualista es engañosa y por lo tanto no verdaderamente última, y ambos aseguran que la no-dualidad es la naturaleza absoluta de todas las cosas y es una verdad última. A pesar de que las escuelas Solo Mente y Consecuencialista están de acuerdo en estos puntos, su comprensión de lo que significa la no-dualidad varia de alguna manera.

Desde el punto de vista Consecuencialista la doctrina Solo Mente presenta una aproximación útil a la verdad convencional pero no describe con precisión la verdadera naturaleza absoluta de la realidad. En otras palabras, ellos exponen que la visión de la realidad de la escuela Solo Mente esta teñida aún por creencias supersticiosas. A pesar de esto, incluso los Consecuencialistas están de acuerdo en que si somos capaces de realizar la visión de la escuela Solo Mente estamos cualificados para practicar los métodos profundos del yoga tántrico y alcanzar altos niveles de comprensión inimaginables.

Lo que deberíamos saber es que la escuela Solo Mente contiende que todos los objetos del mundo de los sentidos son simples manifestaciones de la energía mental y no existen externamente para nada. De acuerdo con los Consecuencialistas es más correcto decir que la existencia de todas las cosas depende del reconocimiento por una consciencia que imputa. Ambas escuelas dan gran importancia al papel de la mente en determinar la manera en la que surgen las entidades, pero la más alta escuela Consecuencialista dice que afirmar que cualquier fenómeno no existe – que no existe nada que no sea mente – es un error. Tal visión se desvía del verdadero camino medio que transciende todos los extremos.

Los meditadores de la escuela Solo Mente destruyen la visión dualista viendo que todos los objetos en el campo de los seis sentidos no son mas que meras proyecciones de nuestra misma mente. Todos los fenómenos relativos surgen y desaparecen como las burbujas en un vaso de coca-cola. En esta analogía, la coca-cola corresponde a la misma mente, mientras que las burbujas que surgen dentro de ella son todas fenómenos relativos percibidos por los cinco sentidos. ¿Pueden las burbujas de la coca-cola ser separadas de la coca-cola?. No. Por lo tanto, ya que no están separadas, son no-duales. Cuando una profunda comprensión de esto impregna nuestra consciencia, los cimientos del samsara son sacudidos.

Los Consecuencialistas trascienden el dualismo realizando que ambos, sujeto (la mente) y objeto (el campo del sentido), son ilusorios y están vacíos de auto-existencia. Sujeto y objeto son mutuamente interdependientes: no pueden existir independientemente uno del otro. Por esta razón los Consecuencialistas no están de acuerdo con la posición de la escuela Solo Mente de que la mente en sí misma – como fuente y substancia de la cual surgen todos los fenómenos relativos – pose una verdadera e inherente auto-existencia. De acuerdo con los Consecuencialistas, todos los fenómenos, incluida la mente, están vacíos incluso del más mínimo rastro de auto-existencia.

El completamente despierto Lama Tsong-ka-pa, en su trabajo El Corazón de la Perfección, explico que primero debemos dominar la visión de la escuela Solo Mente porque desde esa posición elevada podremos fácilmente progresar a la mas alta, mas sublime visión, de los Consecuencialistas. Es por esa misma razón que Buda Maitreya explico la doctrina de la escuela Solo Mente. Ella es el puente sobre el que depender para cruzar de una visión completamente materialista a la visión trascendental de la realidad que está mas allá de todo extremo.

Cuando expongo temas de este tipo, intento evitar el ser demasiado filosófico – permaneciendo en si ‘La escuela Solo Mente dice esto’ o si ‘los Consecuencialistas afirman aquello’ – especialmente cuando estamos tratando con textos sutiles y penetrantes como este. Generalmente hablando, esta enseñanza de Buda Maitreya es considerada un texto de la escuela Solo Mente; sin embargo, no está necesariamente confinado a la interpretación de la escuela Solo Mente. La totalidad de este texto también se presta perfectamente a una explicación Consecuencialista de la realidad y de los dos niveles de verdad. Es esencial conocer bien estos dos niveles de verdad porque cuando los reconciliamos con éxito llegamos a una verdadera comprensión de las cosas tal como ellas son en realidad, y nos tornamos libres de todo sufrimiento y su causa.

Me gustaría volver sobre este punto una vez mas. Cada fenómeno posee dos cualidades características o naturalezas. Una es su apariencia relativa, su color, forma, cualidad, textura, etc. Esta es denominada ‘verdad engañosa’ porque ella parece existir independientemente de causas y condiciones. En términos de este nivel de verdad nosotros discriminamos sujeto y objeto, esto y aquello, etc. Incluso a pesar de que todo fenómeno, interno y externo, participa de esta naturaleza relativa, no obstante surge, existe y fenece sin salir jamás de la esfera de la no-dualidad. El segundo nivel de verdad es la no-dual, absoluta y verdadera naturaleza de las cosas, que espontáneamente coexiste con todo fenómeno.

Los fenómenos y la naturaleza absoluta de los fenómenos, poseen cualidades distintivas; no son la misma cosa. Todo fenómeno posee simultáneamente un modo de existencia relativo o convencional así como también una naturaleza absoluta y verdadera, que es no-dual. Ciertas energías se juntan y producen un fenómeno relativo. Su modo de existencia relativo es dual, y aparece en términos de una relación entre objeto y sujeto; aún así todas las cosas surgen dentro del espacio de la no-dualidad.

Los fenómenos relativos (Dharma) son como burbujas. Ellos son la visión dual de la mente dual. Por lo tanto no son verdaderamente existentes o reales. La naturaleza absoluta y verdadera (Dharmata) es no-dual. Es, por lo tanto, real o verdadera. A pesar de que los fenómenos relativos y la visión dual existen y funcionan, no son verdad en un estado último. Este es el punto.

Cuando decimos que todos los fenómenos relativos poseen la naturaleza de la no-dualidad no estamos diciendo que toda la existencia es vacuidad o verdad absoluta. Toda la existencia relativa no es una verdad absoluta. Los fenómenos relativos no son fenómenos absolutos. Pero cada energía existente, ya sea relativa o absoluta, posee la naturaleza característica de la no-dualidad.

Quiero explicar mas esto. Cuando contemplamos la no-dualidad la visión dual debe desaparecer. Por lo tanto podemos decir que la no-dualidad es naturaleza absoluta. ¿Pero podemos decir que toda no-dualidad es naturaleza absoluta?. No. ¿Por qué no?. Porque a pesar de que todos los fenómenos participan de la naturaleza de la no-dualidad, no tenemos que percibir la no-dualidad con el fin de percibir la realidad convencional. Mi cabeza, por ejemplo, posee la naturaleza de la no-dualidad, y aún así no podemos decir que mi cabeza sea verdad absoluta o vacuidad. Con el fin de aprehender mi cabeza vosotros no tenéis que aprehender la no-dualidad. Aún así puede persistir una duda: ‘Si mi cabeza pose la naturaleza característica de la no-dualidad ¿porque entonces, cuando aprehendéis mi cabeza, no aprehendéis la no-dualidad?. Porque existe el velo de la mente dualista entre vosotros y mi cabeza.

Puede tornarse mas claro con otro ejemplo. ¿Cuál es la más dominante, la población de los Estados Unidos, o la población de Madison, Wisconsin?. La población de los Estados Unidos incluye la población de Madison, pero los habitantes de Madison no contiene a la población de todos los Estados Unidos. La no-dualidad es como la población de los Estados Unidos, y todos los fenómenos relativos son como los habitantes de Madison. Todos los fenómenos relativos son abrazados por la no-dualidad, porque ellos surgen en el espacio de la no-dualidad; todos los fenómenos relativos demuestran la no-dualidad.

Para concluir, con el fin de comprender la no-dualidad tenemos que comprender la vacuidad. Podemos decir por lo tanto que la no-dualidad es vacuidad. Pero todas las burbujas de los fenómenos relativos, a pesar de que ellas en si mismas y en estado último son no-duales, no son vacuidad. La verdad relativa y la absoluta no se contienen la una a la otra, pero ambas son contenidas por la no-dualidad. Si podemos comprender las características distintivas, así como también las naturalezas no contradictorias de estos dos niveles de verdad, podremos obtener la libertad incluso de las ilusiones más sutiles de la mente. No puede existir ningún motivo mas fuerte para el estudio y la meditación que este.

fuentes:

[Lama Yeshe, enseñanzas basadas en el texto Discriminando entre la Realidad Relativa y Ultima (Dharma-Dharmata-vibhanga-karika) de Maitreya, en Madison, Wisconsin, Estados Unidos, 1977]

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada