martes, 14 de julio de 2009

¿QUE ES IAIDO?



El Iaido es un arte marcial que se practica solo (individualmente), bajo la forma de katas, cada uno de los cuales representa la forma de reaccionar frente a una situación o tipo de ataque diferente. IAI significa unidad del ser, permanecer en armonía consigo mismo, unirse al espíritu del adversario sin moverse. DO significa Vía o Camino. En su sentido utilitario, el Iaido es el arte de estar atento y dispuesto para responder en cualquier situación o momento, sea cual sea la forma de ataque del enemigo. Considerado bajo el aspecto ético moral formativo, el Iaido se identifica como LA VIA PARA ALCANZAR LA UNIDAD Y LA ARMONIA DEL CUERPO Y DEL ESPIRITU, y ello implica vivir dicha armonía con los demás y con el entorno. La primera impresión que se produce en el occidental que contempla la realización de un Kata de Iaido (o un entrenamiento) es la de estar presenciando una práctica o Arte anacrónico, primitivo e irreal para estos tiempos, y perfectamente inútil en esta sociedad cada vez más tecnificada. Podría concederse una parte de razón al que así juzga si lo hace únicamente desde el punto de vista de la imposible o dudosa aplicación práctica de esas técnicas de combate con un sable japonés en la vida cotidiana. Ciertamente, hoy no podemos resolver ningún problema de nuestra vida con la ayuda de un sable por más hábiles que seamos en su manejo, pero los efectos del Iaido van mucho más allá del hecho de proporcionar dicha destreza corporal si consideramos la validez universal y permanente de sus objetivos, como vamos a ver a continuación: Objetivo Práctico: EL Arte del Iaido se basa en anticiparse en la propia autodefensa rechazando una agresión, y ello no es posible sin la estrecha colaboración cuerpo-mente. Todos los gestos y movimientos de cada situación de Iaido están destinados a ejercitar y desarrollar la concentración en el “aquí y ahora”, el control del cuerpo y de la mente, la disponibilidad, la adaptación inmediata a lo imprevisto conservando la serenidad que permite hacer un juicio rápido de cada momento o circunstancia. Objetivo Ético: El objetivo oculto del Iaido es llegar a ser dueño del propio ego (deseos, emociones, prejuicios, temores, etc.) y comportarse con el máximo respeto y cortesía en todas las circunstancias. Como es fácil deducir de todo lo expuesto, el Iaido constituye una práctica excelente e idónea para mejorar la estética y el dominio de los gestos mediante la acción sobria y eficaz en la que se aprende a pasar de un estado de calma absoluta a una acción o movimiento fulgurante, libre de toda emoción, deseo, temor, etc. (Extraído del Libro “IAIDO, LA CALMA EN ACCIÓN”, con agregados propios) IAIDO, la vía de la espada japonesa, es una forma de arte marcial que comenzó a partir del Kenjutsu. Fue desarrollado como método defensivo para responder ante ataques por sorpresa y evitar las incursiones enemigas que se producían frecuentemente en Japón en los siglos decimoquinto y decimosexto. El propósito del Iaido era matar a un adversario con un solo movimiento de espada inmediatamente después de haber desenvainado. Para crear un sistema de defensas se crearon situaciones y circunstancias que simulaban ataques producidos por sorpresa para poder así estudiar e idear un sistema de defensas que permitiera utilizar la espada con eficacia. La practica de este arte marcial requiere de un espíritu solemne, una concentración extrema y de una gran habilidad. Cada movimiento, tales como los movimientos de los brazos o de las piernas y del cuerpo, deben corresponderse con los movimientos ofensivos del adversario, y es muy importante que una persona siga las reglas y la disciplina que en cada gesto se ha estado cuidadosamente aplicando durante años, y que cada maestro ha ido aportando con su experiencia. El secreto del Iaido esta en actuar con el espíritu tranquilo. Con el corazón apaciguado usted sujeta la empuñadura de su espada – en un segundo su mano se mueve para reducir al adversario y rechazar el ataque de su espada – luego se vuelve al estado de tranquilidad inicial. La serenidad del espíritu se debe cultivar siempre. Se dice que la espada es como la mente, y si la espada es vertical, la mente es vertical. Pero si la mente no es vertical, es decir coherente, la espada nunca se puede manejar correctamente. Aunque usted pueda dedicarse a este arte con todo su corazón y su alma, aun así, le será muy difícil dominar el Iaido totalmente. Aunque, si es posible acercarse paso a paso y reducir el tiempo que nos conduce a la meta o ideal final de la practica. Mucha gente Sabia han dado sus vidas para hacer del Iaido lo que hoy es. Creo que aunque vivimos en una época de paz, tenemos la responsabilidad y la obligación de enseñar esta parte del patrimonio cultural japonés a las siguientes generaciones. La parte física del Iaido incluye movimientos perfectamente dibujados al aire, que persiguen el tener un mayor control sobre las técnicas, así como varios métodos de envainar y desenvainar la espada. La mayoría de las escuelas enseñan Iaido usando los katas – serie de movimientos preestablecidos – o “formas”. Los movimientos defensivos están diseñados contra ataques de un adversario imaginario, y cada forma enseña varios principios de cómo mover la espada en la dirección correcta. El arte del Iaido es un arte tradicional. Sus formas (katas) son centenarias, y desde su creación han sido pasadas de instructor a estudiante. Los métodos de enseñanza y de practica se mantienen estandarizados bajo la administración del conjunto de federaciones de Iaido de Japón, y por los estudiantes de este arte en otros países. Iaido es también un arte tradicional en el sentido de que mantiene sus aplicaciones de siempre y por tanto, no se han incorporado en la actualidad nuevas aplicaciones. Puesto que el propósito ya no es usar los diferentes métodos de espada para la lucha en estos tiempos, no hay razón “de poner al día” las formas, o de hacer el arte más eficaz para la autodefensa. Más allá del entrenamiento para conservar la buena salud y de su valor histórico, el Iaido es principalmente practicado como un medio para desarrollar el carácter.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada