lunes, 29 de junio de 2009

Todo en uno




  • "A menudo a quien le falta la cualidad esencial de la total seriedad, puede refugiarse en la teoría. La verdadera práctica no se hace con palabras, sino con el cuerpo entero. Lo que aprendas por habérselo oído a otros, lo olvidarás fácilmente; lo que aprendas con tu cuerpo, lo recordarás toda la vida"



  • La nada es lo que esta exactamente entre esto y aquello. El vacío incluye todo, puesto que no tiene opuestos, no existe nada que el vacío excluya a lo que se oponga. Es un vacío viviente, porque todas las formas salen de el y quienquiera que comprenda el vacío esta lleno de vida, de poder y del amor de todos los seres.



  • El budo designa el sendero que da vueltas en el corazón de las artes marciales. Esta Vía del combate es empinada. La presencia del adversario exige la presencia de si mismo en cada gesto, que es así una cuestión de vida o muerte.



  • Un fallo en la concentración, un desequilibrio entre el cuerpo y el espíritu no perdonan en un combate real y representan un gran riesgo en los entrenamientos, como así también la falta de eficacia en la vida cotidiana. Rápidamente se descubre que el adversario mas peligroso no hay que buscarlo en otra parte mas que en si mismo. La Vía del combate adquiere así un sentido diferente, en la actualidad, es el verdadero sentido.



  • De hecho no hay mejor manera de aprender cualquier cosa que cumpliendo la unidad sin fin y sin fondo de todo arte y obrando no con una parte, sino con todo el ser.



  • La analogía entre el combate consigo mismo y el combate contra la hoja de papel es una fuente infinita de práctica y reflexión. Si lo indefinible, lo que, fuera de todo análisis, es, restituye el fondo de la realidad, el sumi-e y la caligrafía son unos de los mejores ejercicios para hacer aparecer la naturaleza del vacío como la única realidad concreta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada